Dormía y soñaba que la vida era alegría, desperté y vi que la vida era servicio, serví y vi que el servicio era alegría”.  Rabindranath Tagore

FILOSOFÍA INSTITUCIONAL

Toda la tarea de AVOME es fiel a la filosofía en la que se enmarca y su misión es coherente con ella.

En la Organización, a manera de marco de referencia, se desarrollan ideas directrices que se fundamentan en los valores que AVOME tiene y va desarrollando desde sus primeros años de fundación.

Estas ideas directrices son:

 

1- EL AMOR A LOS NIÑOS ES EL MOTOR DEL ACCIONAR DE AVOME.

2- SE ACEPTA A LA PERSONA COMO SER INTEGRAL.

3- SE VALORA A LA FAMILIA Y A LA COMUNIDAD.

4- SE PROMUEVE EL IDEAL DE LA UNIDAD Y DE LA SOLIDARIDAD, SE RECONOCE A LA PERSONA COMO SER DE ENCUENTRO Y A LA GENEROSIDAD COMO CONDICIÓN INDISPENSABLE PARA LOGRARLO.

5- SE ABORDA LA REALIDAD CON ESPERANZA.

6- SE PROPICIA LA VISIÓN INTERDISCIPLINARIA DE LA REALIDAD Y EL TRABAJO EN RED

 

1- EL AMOR A LOS NIÑOS ES EL MOTOR DEL ACCIONAR DE AVOME

La Institución basa su tarea en una actitud amorosa frente al otro. Se parte de considerar que el carácter activo del amor es dar y, dar con amor es tener presente cuatro elementos:

a- CUIDADO:Es considerar las necesidades básicas de la persona.

b- RESPETO: Es aceptar incondicionalmente al otro tal cual es, reconociendo en él un ser irrepetible y digno, promoviendo la autorrealización y la superación de sus limitaciones. No es imponer una estructura o forma de ser a la persona, sin tener en cuenta su cultura, sus ideas y su idiosincrasia. No es sobreprotegerlo ni actuar por el otro, sino “actuar con el otro”, sobre la base de una pedagogía del acompañamiento. El respeto no es posesivo.

c- RESPONSABILIDAD: Significa responder, dar respuesta a la llamada del otro. La responsabilidad tiene que ver con el compromiso que uno asume con alguien, es hacer propio el problema del otro, esto no mengua la libertad personal, sino que le da sentido porque favorece el encuentro.

d- CONOCIMIENTO: Respetar a una persona sin conocerla no es suficiente, el cuidado y la responsabilidad serían ciegos si no los guiara el conocimiento. Puesto que se desea conocer en profundidad al otro, el conocimiento corriente, el que procede del pensamiento, nunca puede satisfacer dicho deseo.  La única forma de alcanzar el conocimiento es a través del acto de amar: ese acto trasciende el pensamiento, trasciende las palabras, es tener apertura para relacionarse de interioridad a interioridad y conociendo al otro, conocerse a sí mismo.

2- SE ACEPTA A LA PERSONA COMO SER INTEGRAL

Aceptar a alguien en su integridad como ser humano supone considerarlo como ser biológico, psicológico, social, espiritual y por lo tanto trascendente, y trabajar en todas estas dimensiones.

a- BIOLOGICO: Hace referencia a las necesidades básicas corporales (nutrición, salud, vivienda, vestido, etc.)

b- PSICOLOGICO: Incluye todos aquellos recursos que ayudan al ser humano en sus necesidades afectivas, intelectuales y morales, que hacen a su seguridad personal y al crecimiento de su autoestima y valoración.

c- SOCIAL: La persona humana si bien es un individuo irrepetible, indiviso, no logra alcanzar su auténtico y completo desarrollo, sino en el encuentro y en la interacción personal con otros, lo que supone el trabajo con la familia y la comunidad en la que vive.

d- ESPIRITUAL:Se considera al ser humano no como un ser omnipotente y absoluto, sino siempre en referencia y abierto a la trascendencia, por lo que la persona se encuentra en un constante dinamismo perfectivo que supone alcanzar valores morales y éticos.

Por todo lo desarrollado se acepta al ser humano no parcializado sino integralmente, como ser espiritual y corpóreo, comprendiendo que todo su ser tiene la misma dignidad.

3- SE VALORA A LA FAMILIA Y A LA COMUNIDAD

Se considera a la familia como la institución social fundada en el amor mutuo, que satisface necesidades humanas esenciales. En ella el niño se siente acogido, aceptado, seguro y recibe un trato personalizado que le permite ir reconociendo sus particularidades y potencialidades. Está en relación y puede descubrirse a sí mismo y construir su verdadera manera de ser, adquiere consistencia interna y se siente persona.

Se parte del reconocimiento de la existencia de una pluralidad de formas de ser familia que constituye una riqueza que es necesario respetar y valorar.

Desde su origen  AVOME ha valorado a la comunidad como ámbito capaz de contener a niños y familias en dificultades.

La comunidad puede ser descripta como un apretado tejido de relaciones sociales en que las personas, las familias y los grupos sociales desarrollan su vida cotidiana. Estas relaciones se generan en redes: familiares y barriales, lo cual tiene una serie de connotaciones positivas.

Estas redes pueden determinar formas alternativas de resolución de problemas que afectan a los miembros de las familias y la comunidad barrial: como contención de niños y jóvenes, prevención de situaciones de riesgo, etc.-

AVOME acompaña diferentes programas comunitarios para fortalecerlos mediante talleres de reflexión y capacitación; fortalece la autoestima de las personas estimulando su potencial creativo y solidario.

4- SE PROMUEVE EL IDEAL DE LA UNIDAD Y DE LA SOLIDARIDAD, SE RECONOCE A LA PERSONA COMO SER DE ENCUENTRO Y A LA GENEROSIDAD COMO CONDICIÓN INDISPENSABLE PARA LOGRARLO.

El filósofo Prof. Alfonso López Quintás dice que:“ El ideal no es una mera idea; es una idea dinamizadora, que impulsa nuestra vida y, si es un ideal auténtico, le da pleno sentido”. El ideal de la unidad propicia  la aceptación de las personas en las diversas maneras de serlo, desde diferentes culturas, razas,  religiones etc. Esto es acorde con la concepción del hombre como un ser de encuentro, probado desde distintas disciplinas yestudios filosóficos, biológicos, y sociológicos. Las personas somos seres en relación y es así como nos realizamos plenamente como tales.  Martín Buber afirma “…el hombre o es un ser de encuentro o no es nada”.

El encuentro solamente se logra con realidades de un nivel superior al de las simples cosas, es decir se logra entre seres humanos o entre personas y ámbitos,constituidos por  realidades elevadas creativamente por el hombre  a más que objetos. Los objetos pueden ser poseídos y manipulados pero con ellos no hay verdadero encuentro.

El encuentro como sucede con todo  valioso tiene exigencias, pero a fin de sintetizar diremos que la primer condición irrenunciable es la generosidad. Significa no querer poseer y dominar, sino estar abierto, con disposición a dar y a recibir.El encuentro se entiende como un entreveramiento de posibilidades, es crear una relación reversible de dos direcciones.

5- SE ABORDA LA REALIDAD CON ESPERANZA

Dado que se concentra la energía del accionar de la Institución en las fortalezas de las personas y no en sus debilidades, el acompañamiento a niños y familias es enfocado desde una visión esperanzadora y resiliente.

Resiliencia: es la aptitud que poseen las personas de resistir la destrucción, es decir, preservar la integridad en circunstancias difíciles y la aptitud de reaccionar positivamente a pesar de las dificultades[1] .

Uno de los factores fundamentales de la resiliencia es “la aceptación incondicional” de la persona del niño o joven por otra persona.

“La resiliencia es una interacción creativa entre los recursos personales y los recursos sociales”[2].

6- SE PROPICIA LA VISIÓN INTERDISCIPLINARIA DE LA REALIDAD Y EL TRABAJO EN RED

Todo hecho social debe ser comprendido  desde diversas disciplinas que a través de la visión de conjunto permita el análisis con profundidad de los diferentes aspectos que lo conforman (biológico, psicológico, social, ético, etc.)

La Institución trabaja desde una mirada que supera las disciplinas científicas y técnicas incorporando el aporte de los distintos actores sociales involucrados en la situación (padres, niños, vecinos, líderes barriales, voluntarios, etc)

Se parte de la idea de que la institución como OSC debe trabajar en una labor de complementariedad con los otros sectores de la sociedad, el empresarial y el estatal. Se trabaja dentro de redes sociales o se generan donde no están consolidadas. Se puede realizar una utilización racional de los recursos basándose en los principios de subsidiaridad y solidaridad que debe el Estado a sus ciudadanos, considerando al Estado como el administrador de los recursos que “son patrimonio de toda la comunidad”.

Estas ideas directrices hacen a la identidad de AVOME, con el correr del tiempo pueden ser profundizadas y perfeccionadas, pero nunca faltar.

[1]Revista del BICE “La infancia en el mundo”. Vol. 5, Nº 3, Año´94 Artículo de Stefan  Vanistendael “La resiliencia: Un concepto largo tiempo ignorado” Página 4 y 5

 

[2]Revista del BICE. Artículo Meg Gardinier “El Icono dañado: Una imagen para nuestro tiempo” Página 7.